lunes, 11 de mayo de 2015

Textos Ganadores: Reto nº 23: Cuéntame un cuento

RETO Nº 23: CUÉNTAME UN CUENTO

Texto Ganador en Prosa

( 44 puntos) 
 Fran Pascual (Perfil de Facebook)


EDELWEISS: LA FLOR DE NIEVE
(Enlace a Territorio de Escritores y comentarios)

Hace mucho tiempo, vivía cerca de las montañas una muchacha, de tez pálida como la luna, cabello de polvo de estrellas, ojos de hielo azul y sonrisa cálida como el rumor de los arroyos.
Su nombre era Edelweiss, su belleza competía con la luna y quien la veía quedaba prendado de ella.
Alfred era un joven pastor, noble y fornido, que había crecido junto a Edelweiss, los dos se amaban pero no lo sabían.
Un día, Edelweiss decidió que se casaría con quien le trajera la Flor de Nieve Roja, aquella que sólo crece en Enero, en lo más alto del pico Tártaro, el rey de las montañas, donde nadie se acerca en invierno. 
Alfred fue el único capaz de enfrentarse a los peligros, subió los precipicios helados más profundos y aterradores, soportó las peores ventiscas, su fuerza manaba de su amor infinito por Edelweiss.
Alfred en la peor tormenta que se recuerda, llegó a lo alto del pico Tártaro y allí estaba la Flor Roja en una grieta, la cogió para su amada, pero el rey Tártaro, celoso de que le robaran su flor, produjo una avalancha que le sepultó.
Por la mañana, se encontró Edelweiss la flor en su almohada, y al no ver a Alfred, comprendió rápidamente lo que había ocurrido, salió a la montaña en busca de su amado, sólo cubierta de gélidas lágrimas.
Luna que todo lo ve, comprendió que iba a morir helada de dolor, así que convirtió a Edelweiss en una flor de nieve, para que pudiera crecer en el precipicio donde estaba Alfred y estar junto a él para siempre…
Desde entonces Edelweiss, la flor de nieve , tiene sus pétalos blancos como la luna, su polen amarillo como polvo de estrellas, sus estambres azul como el hielo y su corazón cálido que derrite la nieve al nacer…

Fran Pascual

Texto Ganador en Verso

( 43 puntos)
 Ina Molina (Perfil de Facebook)


MAMA, CUÉNTAME UN CUENTO
(Enlace a Territorio de Escritores y comentarios)

Mamá, cuéntame un cuento
en el que otra vez sea una sirena,
y los mares sean de agua,
no inundaciones por mis lágrimas de pena.

Mamá, cuéntame un cuento,
quiero ser un hada en un bosque encantado,
y recordar todo aquello
que los días adultos se han llevado.

Mamá, cuéntame un cuento
que me infunda un sueño ilusionado
y que cuando me despierte
tú sigas, como siempre, aquí a mi lado.

Mamá, cuéntame un cuento,
como cuando cruzaba el cielo
volando sobre un dragón alado
y la vida, amable, aún no me había traicionado.

Mamá, cuéntame un cuento,
como cuando le pedía deseos a los genios 
y, viajando en una alfombra mágica,
los esparcía al viento.

Mamá cuéntame un cuento
que echo tanto de menos, 
aquellas noches de tierna luna 
cuando siendo una cría me apoyaba en tu pecho.

Mamá, cuéntame un cuento
que me haga olvidar que mi inocencia ha muerto;
como cuando era una niña que tejía ilusiones
… y me sobraba el tiempo.

Ina Molina